Durante el ciclo de vida de un despliegue Cloud privado, las Máquinas Virtuales (VM) son alojadas en las máquinas reales y posteriormente destruídas cuando ya no son necesarias. El problema es que, tras este movimiento de máquinas nos podemos encontrar con que, en un momento dado, las VM existentes están desperdigadas entre los distintas máquinas reales, provocando una baja densidad de VM por nodo real. El resultado es que se provoca una fragmentación de los recursos existentes en las máquinas reales. Esta fragmentación de recursos puede ser crítica ya que se puede dar casos en los que no se pueda alojar una VM de un tamaño determinado, mientras que en realidad sí que se dispone de recursos para ello.

Por otro lado, cuando se da una situación de fragmentación de recursos, estamos introduciendo un problema de uso poco eficiente de los nodos de virtualización. Esto quiere decir que, en un momento dado, tendremos nodos en funcionamiento que, en realidad, podrían estar apagados.

El Agente de Consolidación de Máquinas Virtuales (VMCA) se encarga de inspeccionar el despliegue Cloud privado para tratar de defragmentar los recursos disponibles mediante la migración de las VM que están siendo alojadas por nodos reales a otros nodos en los que ya haya otras VM, y que dispongan de recursos para ello. El resultado es una compactación de los recursos libres existentes en los nodos reales, y un aumento de la densidad de VM por máquina real.

Para mas información visita: http://www.grycap.upv.es/vmca